Anexión a España y Restauración de la República

HISTORIA 23 de mayo de 2022 Por Hola Dominicano
En 1861, después de encarcelar, silenciar, exiliar, y ejecutar a muchos de sus oponentes y por motivos políticos y económicos, Pedro Santana firmó un pacto con la Corona Española y revirtió la nación dominicana al estado colonial, el único país americano en hacerlo.
Captura-de-Pantalla-2021-06-13-a-las-7.45.38-p.-m.-e1623630133976 (1)
Pedro Santana

Su propósito ostensible era proteger a la nación de otra anexión de Haití. Pero los opositores lanzaron la Guerra de la Restauración en 1863, dirigida por José Antonio Salcedo. Haití, por temor de que España volviera como potencia colonial en su frontera, dio refugio y suministros a los revolucionarios.

Poco a poco, los españoles se vieron obligados a abandonar la costa norte. En septiembre de 1863, la guarnición de Santiago de 2000 efectivos abandonó la ciudad y marchó hacia Puerto Plata, el principal puerto del norte, atacado por los dominicanos durante todo el camino.

Allí se unieron a la guarnición del fuerte, dejando que la ciudad fuera saqueada por los rebeldes. Finalmente, 600 españoles salieron y expulsaron a los rebeldes, con la ayuda del cañón del fuerte, pero para entonces la ciudad había sido saqueada y quemada casi hasta desaparecer. El daño a Santiago y Puerto Plata se estimó en $5 000 000.

  
Batalla de Monte Cristi

Los españoles habían preparado una línea de telégrafo desde Cuba a Santo Domingo en junio de 1864, solo para que casi la primera noticia fuera la muerte de Pedro Santana, su mejor general. No obstante, la marea había cambiado una vez más, con los españoles empujando a lo largo de la costa norte y capturando Monte Cristi, cerca de la frontera con Haití.

Esto parece haber causado una pérdida de ánimo entre muchos de los rebeldes y muchos desertaron. Durante este tiempo, el liderazgo dominicano había cambiado con frecuencia, solo para ser depuesto en golpes de Estado por corrupción, política o en el caso de Polanco (que duró 3 meses) liderando un desastroso ataque directo contra los españoles en Monte Cristi en diciembre de 1864.

Después de dos años de lucha, España abandonó la isla en 1865. Los conflictos políticos reinaron de nuevo en los años siguientes; regía un estado de guerra, las revueltas militares eran muy comunes, y la nación acumulaba más y más deuda.

Tras tomar Báez posesión, tramaba su plan de anexión del país a los Estados Unidos, donde el gobierno de ese entonces, encabezado por el presidente Ulysses S. Grant, le dio su apoyo.

Grant pidió una base naval en Samaná y también un lugar para el asentamiento de los negros recién liberados.

El trato, que incluía el pago por Estados Unidos de 1.5 millones de dólares para la amortización de la deuda dominicana, fue rechazada en el Senado de ese país en 1870.

Báez fue derrocado en 1874, regresó y de nuevo fue derrocado en 1878, esta vez para siempre. Con la eliminación de Santana (quien murió en 1864) y Báez de la escena política, una nueva generación de políticos surgió.

Una relativa paz llegó al país en la década de 1880, que vio la llegada al poder del general Ulises Heureaux.

Lilís, como fue apodado el nuevo presidente, disfrutó de un breve período de popularidad. Fue, sin embargo, "un simulador", que metió a la nación en una deuda profunda, mientras utilizaba la mayor parte de las ganancias para su uso personal y para mantener su estado policial.

Heureaux fue un dictador déspota e impopular y terminó asesinado en 1899. Sin embargo, la relativa calma después de su muerte permitió una mejoría en la economía dominicana. La industria azucarera se modernizó, y el país atrajo a trabajadores extranjeros y los inmigrantes, tanto desde del Viejo Mundo como del Nuevo.

  
El Presidente Alejandro Woss y Gil tomando posesión en 1903. A partir de 1902, los gobiernos de periodos cortos volvieron, el poder era usurpado por caudillos en las regiones del país.

Por otra parte, el gobierno dominicano estaba en bancarrota y sin poder pagar las deudas que dejó Heureaux, ante la amenaza de una intervención militar de Francia y otras potencias acreedoras de Europa.

Te puede interesar