La historia del asentamiento aborigen en la isla La Española

HISTORIA 05 de mayo de 2022 Por Hola Dominicano
La isla de Santo Domingo fue ocupada en 8 períodos migratorios antes de la llegada de los europeos.​ Estos pueblos provenían de América del Sur, específicamente de las cuencas de los ríos Orinoco, Xingú y Tapajós (situados en Venezuela el primero y en Brasil los restantes), y de las Guayanas, que fueron migrando por vía marítima de isla en isla, de las Antillas Menores a las Mayores.

Los primeros pobladores de la isla Santo Domingo

Los más antiguos pobladores de las Antillas tenían una cultura muy rudimentaria; fueron recolectores, pescadores, cazadores y no practicaban la agricultura. Usaban instrumentos confeccionados con conchas y huesos de algunos animales y llegaron a pulir la piedra para fabricar objetos, armas y utensilios.

Este grupo es denominado Arcaico (o Pre-Cerámico, por la ausencia de alfarería) y probablemente llegaron a la isla alrededor del año 3000 a. C. A la llegada de los europeos, los arcaicos solamente se encontraban en el extremo occidental de la península Tiburón de Haití y en el occidente de Cuba, donde eran llamados Guanahatabeyes.

Los taínos los llamaban siboney (también escrito ciboney), voz que significa «hombre que vive entre las piedras o las rocas» (ciba, piedra; igney, hombre). La segunda oleada migratoria corresponde al grupo arahuaco pre-taíno conocido en las Antillas como igneris,​ relacionados con el estilo saladoide de las costas venezolanas.

Su alfarería llegó a ser la más elaborada de todas las Antillas. Los igneris no ocuparon el interior de la isla ni llegaron a Cuba ni a Jamaica. Fueron desplazados por la tercera oleada migratoria: los taínos, que llegaron alrededor del siglo VII de nuestra era.

Los taínos ocuparon todas las Antillas Mayores y las Bahamas. Los nombres taínos para la isla fueron Bohío y Quisqueya, que significan "casa grande" y "madre de las tierras" respectivamente.

​Estos desarrollaron una cultura basada fundamentalmente en la producción agrícola que les permitió realizar una apreciable actividad artesanal de objetos de barro y madera. Además, los taínos fueron excelentes escultores que confeccionaron artefactos ceremoniales de gran expresión artística.

La última oleada migratoria fue la de los caribes, que llegaron a ocupar todas las Antillas Menores pero que todavía no se habían asentado en Puerto Rico y en la Española a la llegada de los españoles.

Aparentemente los pueblos macoriges o macorizes (singular, macorix) y ciguayos, que ocupaban la península de Samaná y el norte de la isla,​ eran grupos arahuacos diferentes a los taínos que llegaron a la isla unos 600 años antes de la llegada de los europeos.​

Estos grupos eran sumamente belicosos comparados con sus antecesores lo que quedó demostrado con su encuentro con Colón en el Golfo de las Flechas (el cual se encuentra ubicado en la Provincia de Samaná).

Te puede interesar